Y ahora los ego-político-sindicalistas se cargan de Razón

29 04 2009

Seguimos consumiendo etapas en el culebrón de la Policía Local de Coslada y quienes residimos en esta ciudad continuamos asombrados por lo que los medios de comunicación (o incomunicación, o comunicación interesada) extraen de entre el sumario releído hace meses. Como si de un flash back se tratara, de nuevo algunos medios regresan a la senda del miente que algo queda. Creo que el hecho de que El Mundo y El País, por hablar de los más importantes de las dos sendas ideológicas que dicen que existen, no hayan dado mucha bola al asunto más allá de la salida de la cárcel del innombrable, es un dato a tener muy en cuenta a la hora de evaluar la situación en la que se encuentra este caso. Pero siempre nos quedará la razón, y no la de los filósofos, no. La Razón que empieza por mayúsculas; ese medio tan prestigioso que es capaz de vender un vídeo como actual cuando en realidad, parece ser, es de hace tres años. La Razón de un grupo de comunicación muy importante que quiere perder La Razón porque no suscribe números positivos en la cuenta de resultados. Para ello publica todo lo que cae en sus manos e, incluso, aquello que se escapa a la realidad. Todo sea por encontrar un comprador. La subasta ha comenzado y para ello el grupo mediático propietario se carga de Razón y utiliza su otro medio estrella (televisivo para más señas) como herramienta de márketing. Y Coslada dónde queda en todo esto. Pues es la gran perjudicada porque, en medio de esa compraventa, aparecen tipos de dudoso pasado (basta comprobarlo en las hemerocas) para tratar de asegurarse un seguro político-laboral en medio de una guerra que echa porquería sobre una ciudad que desde el 8 de mayo del pasado año trata de recuperar su imagen. Pero estos que ahora hablan, adscritos a un sindicato minoritario según dicen los medios en el Ayuntamiento cosladeño, eran los que hace años (y en algunos casos como el del ex escolta, no muchos) iban de la mano del innombrable: chóferes, compañeros de fatigas, etc. La Operación Bloque dejará tocada a mucha gente. Quienes se han significado políticamente desde posiciones político-sindicales deberán ofrecer alguna explicación de su posición; el punto de mira sigue siendo el mismo: el actual alcalde, Ángel Viveros. Por cierto, por fin ha hablado y parece que con contundencia, algo que en él no es habitual. Qué curioso, el periódico que se carga de Razón no lo ha recogido; tal vez porque si lo hace, sus investigaciones periodísticas se irían al garete. Creo que ha tardado Viveros en pronunciarse pero estoy seguro de que hiciera lo que hiciera le iban a criticar y desprestigiar de todas maneras. El que no ha hablado ha sido el ex alcalde; quizás Raúl López no comente nada por aquello de salir escaldado. Para ello cuenta con su compadre Becerra, que parece que está buscando su sitio por si lo de la imputación de su portavoz sigue el camino que emprendió hace meses (pinta mal para él). El que fuera concejal de seguridad no olvida los problemas que tuvo con el innombrable, y como contra éste parece que no se atreve a arremeter, dispara contra el de siempre: Ángel Viveros. Existe la convicción, o así lo percibo yo en este municipio, de que la decisión del alcalde es firme y su intención es que el oficial jefe (o ex, porque esto no está claro) no regrese al cargo. El juez ha soltado una bomba de relojería en el Ayuntamiento, y tan fresco. Los del Bloque resulta que ahora son unos santos; la Justicia lo dirá. Me resulta curiosa su actitud de niños buenos a los que no dejan regresar a su puesto de trabajo. De nuevo el alcalde Viveros es el malo: acumula querellas de estos chicos que, según dicen con lágrimas en los ojos (se intuyen porque no dan la cara), no tienen dinero para vivir y se vulneran sus derechos. Son inocentes hasta que se demuestre lo contrario pero ¿No debe ser el juez que instruye el caso el que, con el inicio del proceso, señale lo que a cada uno corresponde?. Mientras, a Viveros le siguen cayendo por todos los lados: pperos, policías imputados, policías sindicalistas del CSIF (que han olvidado su pasado en un cajón hasta que alguien lo abra), radicales derechones, incautos e insatisfechos/as de su propio partido (porque echan de menos aquello de ser concejal)… Y todo esto antes de que el Innombrable dé su primera entrevista. Es hoy, precisamente en la cadena de televisión del grupo que teniendo Razón trata de desprenderse de ella. Qué curioso

Anuncios




Y ahora qué

22 04 2009

Sigo perplejo. Después de la cobertura mediática, de dañar hasta lo insaciable la imagen de Coslada, de poner en entredicho todo el sistema de seguridad de una ciudad de casi 100.000 habitantes y, como no, del conjunto de la Comunidad de Madrid, de provocar una alarma social inimaginable y de llevar a cabo el linchamiento político desde el Gobierno regional más rastrero de la democracia contra un alcalde, resulta que el ex oficial jefe de la Policía Local sale de prisión, con mejor cara de la que entró, y tras haber pagado sólo 9.000 euros de fianza. Por favor que alguien me lo explique. Desde mi humilde punto de vista, y tras comprobar el desarrollo de estos dos intensos días para unos cuanto, extraigo varias conclusiones:

– Los periodistas, si bien a un político no le perdonan el que les dé órdenes, porque se monta la marimorena (en algún periódico local he visto quejas porque en un acto no dejan hacer preguntas, o sólo dos -supongo que ese periodista que escribía no estaba en el show de Alcalá-Meco, porque si no habría dejado su impronta como gran profesional-), a Don Ginés se le permite que haga callar a unos plumillas que ni rechistan. Impresionante el saludo de Don Ginés a algunos de ellos, como al de Madrid Directo que recordaba a los presentadores en plato… “habéis oído el saludo…”. Qué quieren que les diga: patético.

– El juez que ha dictado este auto, o que ha permitido la salida de la cárcel del innombrable en qué estaba pensando. Ahora la patata caliente la tiene el Ayuntamiento, que supongo que trabajara para que no se haga efectiva la reincorporación. ¿Por qué hasta ahora no se ha creado otro puesto de oficial o subinspector o lo que sea?. De esto tendrán que responder los políticos, evidentemente.

– Quién puede resultar más perjudicado por esta salida de prisión: creo que en primer lugar y por encima de todo el pueblo de Coslada que, más allá de los descerebrados que quieren su minuto de gloria a pesar de que se retratan ellos mismos, el tener durante varios días a unidades móviles en la ciudad, como vecino, resulta bastante desagradable, sabiendo además que están para enmierdar y sacar titulares a costa de lo que sea.

Otro aspecto mediático que me ha llamado la atención de estos días son los pobrecitos policías imputados por, nada, cuatro t0nterías. Salen en televisión, opinan sobre su propio caso (sus abogados estarán felices) y ponen voz de buenos chicos que nunca han roto un plato. ¿No se paran a pensar en el daño que han hecho al resto de compañeros y a su ciudad? No lo creo, al final únicamente les interesan sus intereses. Lo verán.

Lo último tiene que ver con el apartado mediático-político. Entre lo que dicen los del CSI-CSIF, compuesto por ex amiguísimos y ex chóferes, según he leído en varios periódicos, de Don Ginés. Alguno de ellos incluso hizo carrera y ha trabajado de escolta para otro de los que en estos días tal vez no esté muy contento y que ya ha hablado en los medios de comunicación. Evidentemente me refiero al ex alcalde, Raúl López. Aunque a lo mejor es el más feliz porque no podemos olvidar que está imputado por posible connivencia con el innombrable.





La imagen de Coslada

8 04 2009

No salgo de mi asombro cada vez que leo un periódico de los que reparten en mi ciudad. Me da la impresión de que está tan teledirigido que su meta es devaluar, cueste lo que cueste, al alcalde de Coslada, que no seré yo quien le defienda pero ¡hombre! Algo huele a podrido en Dinamarca, o lo que es lo mismo, algo chirría en los artículos de este periódico. Tengo que ser sincero puesto que esta información me ha llegado a través de un amigo. La vio en Internet y, como sabe que lo del Derecho, las Leyes y las opiniones son algunas de mis debilidades, me lo comentó y al leerlo -vuelvo al principio-, no salgo de mi asombro.

 

Se trata de un artículo de La Quincena y me gustaría hacer una serie de comentarios. En primer lugar, cuando el redactor habla de delito de agresión y coacciones, debe referirse a falta, diferencia perfectamente establecida en las leyes de nuestro país. En segundo lugar, y sin poner en entredicho su capacidad objetiva como periodista, sí he de decir que no es correcta la equiparación que realiza entre el caso de los primeros policías reincorporados (sobre los que ya en su momento los propios investigadores, hace ya bastantes meses, determinaron la conveniencia de su incorporación, algo que con un poco de interés informativo lo hubiese descubierto leyendo algún periódico serio, El Mundo y El País, o algún medio local, como lo he hecho yo y el común de los mortales, que haya querido leerlo) y los que ahora reclaman su vuelta al trabajo.

 

En efecto, la presunción de inocencia nos protege a todos, incluso de aquellos medios de comunicación que cuando sucedieron los hechos lo único que hicieron fue echar más leña al fuego (basta observar las crónicas de este medio en cuestión de aquellos días). Sin embargo, a la hora de plantear este asunto demuestra este periódico, dentro de la objetividad que se le debe presuponer, una particular animadversión hacia el actual Gobierno municipal. En esto no me meto, porque al fin y al cabo todos sabemos de qué pie cojea cada uno y cuáles son los motivos que inciden en la inclinación de la balanza informativa (tema publicidad, por si hay algún despistado).

 

Lo que sí es llamativo es que pasa de puntillas por lo que atañe al anterior Gobierno, cuestión que desde luego a mí sí me resulta significativa, y si atendemos a lo que publicó La Razón, El Bloque nació en el período 2003-2007. Otro aspecto también curioso (unido al uso de los términos Delito y Falta como sinónimos) es la desinformación que demuestra a la hora de hablar de Derecho. No basta con entrecomillar lo que digan estos agentes para después apostillar lo de padres de familia, etc. Hay que ceñirse a lo que establece la normativa actual, que fija la distinción entre jurisdicciones; para que todo el mundo lo comprenda. Si desde el punto de vista penal lo que se les imputa queda en nada, ojalá así sea, tal vez desde el punto de vista administrativo sí se hallen cuestiones por las que deben responder: perdón de multas, manipulación de documentos, intercesión en conductas varias, etc. Si esto no fuera así, entonces los ciudadanos de a pie quedaríamos en cierta medida en una posición de indefensión manifiesta, por ejemplo, ante el cuerpo de funcionarios.

 

Por eso me extraña la redacción del artículo, que ya no sé si es de opinión o de información. La culminación tiene que ver con la desfachatez de hablar de los medios nacionales para  cargar las culpas en ellos por la mala imagen que se está dando de Coslada. ¿Recuerdan los dirigentes de La Quincena los artículos o crónicas que publicaron aquellos días de mayo? ¿Son conscientes del daño que causan a y en este pueblo? No miren para otro lado, porque los artículos de opinión (aquí incluyo todos los escritos porque es imposible diferenciarlos) disparan siempre hacia el mismo lado político. ¿Es casualidad?





La hipocresía de los defensores de la fe

29 03 2009

No es de recibo todo lo que hace la Iglesia para mantener su negocio. No es de recibo que algunos políticos se presten a un juego hipócrita como el que, desde hace años, desarrollan Rouco Varela y sus chicos. Quiero dejar claro que esta opinión no va dirigida contra aquellos que, de verdad, con hechos, trabajan por el prójimo. La indignación que me invade tiene que ver con el uso partidista que hacen de la religión, de la fe, algo que por otra parte les ha servido a los de la calaña de Rouco a lo largo de la historia para no perder ni un ápice de su poder, sobre todo económico. En cuanto a la nueva Ley del aborto es comprensible su posición contraria, a pesar de que sigo pensando que la hipocresia y el convertirse o apoyar a determinado partido político, se encuentra detrás de la campaña (millonaria) que ha puesto en marcha la Coferencia Episcopal. En esto no me paro porque sinceramente considero que se queda en un intento de desgaste al gobierno de turno en forma de lazos en profesiones. ¡Qué patético lo del alcalde de Alcalá!. Algún día espero que se sepa cómo fue su desembarco en la política, aunque en su ciudad es vox populi. Ha comentado que, como él se ha puesto otros lazos, por qué no va a apoyar esta maniobra de intoxicación. Pero qué les vamos a pedir. Recuerdo que quien hasta hace poco era el máximo responsable de la Iglesia en el Corredor, ex obispo de Alcalá, Jesús Catalán, en la Misa Funeral por las víctimas del 11M, celebrada en Coslada pocos días después de los atentados, hizo una patética alegoría antiabortista que se quedó en nada porque la ciudadanía no estaba para atender proclamas partidistas; entonces la preocupación estaba con las familias de las víctimas y con los heridos. En la pasada legislatura, de nuevo las huestes de Rouco se inmisculleron precisamente en el mayor atentado de la historia de este país para respaldar a los conspiranoicos (aquí también habría que incluir al honorable alcalde de Alcalá y su apoyo a los Peones Negros). Estas líneas quizá sólo sean una reacción personal ante lo que considero la hipocresía de esos defensores de la fe. Son capaces de arrogarse la defensa de la vida y de oponorse al aborto en cualquier situación, pero se callan cuando salen a la luz los casos de abusos a menores. Qué pena de Iglesia; con sus anillos, trajes de marca, zapatos de diseño y negocios prósperos. Si Jesús levantara la cabeza los enviaba al infierno, único lugar donde podrían seguir con sus negocios prósperos, sus trajes de marca y zapatos de diseño y seguir incrementando su familia con sobrinos de hermanas que ni ellos conocen. Estoy seguro de que ahí, en el aberno , estarían en su sitio natural. ¿Será esto ya el infierno? 





Y esos periódicos y esos medios

24 03 2009

Hace unos días cayó en mis manos un periódico, de cuyo nombre no quiero acordarme, que desde mi posición de lector habitual de prensa me pareció una atrocidad. No sería justo hacer una evaluación del medio en su totalidad porque al fin y al cabo simplemente bebe de la mediocridad en la que se han visto inmersos los diferentes medios, cualquiera que sea el soporte que utilicen (radio, prensa, televisión, internet). En otra ocasión he comentado la entrevista, sigo opinando lo mismo, de la Directora de Informativos de A3 al presidente del Gobierno. Haciendo esta salvedad, y considerando de antemano que la deriva hacia la que la va la información en los medios ha sido provocada por las diferentes direcciones de estos y de la clase política, lo que cada semana (cuando llegan) aparece en el buzón de mi casa cada vez me parece más decepcionante. Regreso al principio. Ese periódico que apareció en mi buzón, era la primera vez, me sorprendió en primer lugar por su apariencia. Es cierto que arriesgar es siempre positivo, salvo excepciones. Y ésta es una excepción. Utilizando la denominación de la carretera de Barcelona (A2), el eje transversal del Corredor del Henares, se esconde un medio con una baja calidad de diseño (lo de ser modernos tiene un límite) y una información poco cuidada. No sería justo por mi parte el cargar la responsabilidad de esto en los periodistas. Lo que ocurre es que este periódico presenta una curiosidad llamativa: hay más jefes que redactores. Quizá sea ésta la clave de todo. No obstante, a la hora de hacer un balance del mismo, y tras leer parte de sus contenidos, llego a la conclusión de que al final tenemos lo que nos merecemos, también en lo que a medios de comunicación (locales, regionales o nacionales) se refiere.  ¿Y esto es el Cuarto Poder?. Dios nos coja confesados.





Clase alta, clase privilegiada

17 03 2009

Sin duda alguna mi ciudad no deja de sorprenderme. Soy de los que piensan que la capacidad de sorpresa es un privilegio y una ventaja para que una persona continúe sintiéndose viva, aunque esas sorpresas que da la vida en ocasiones no conduzcan a nada positivo. Es la sensación a la que me ha llevado una estampa que observé ante las puertas del ayuntamiento de Coslada. Subiendo desde la Rosa de los Vientos, a medida que avanzaba, escuchaba bullicio, pitos, gritos… El ruido se hacía más intenso cuando me acercaba a la Casa Consistorial, famosa ya en el mundo entero por unos policías, jueces, ladrones y políticos, sobre todo de los de antes, creo. Evidentemente, enseguida contemplé el ardor guerrero de un grupo no muy numeroso, pero sí ruidoso, de trabajadores; apostados ante las puertas del edificio jaleando consignas sindicalistas con banderas, silbatos, pegatinas y lanzando mensajes en voz alta (muy alta) acerca de sus derechos sociales (eso ponía la pancarta firmado por varias organizaciones sindicales). Sin embargo, no es que sea poco observador, pero una mesa tapada por los concentrados me hizo abrir los ojos porque había en ella grandes termos (no sé si con leche, café, chocolate) y los manife-sindicalistas degustaban, incluso con bombo (sí de los de tocar: instrumento musical) en mano, un cuantioso ¿desayuno?. Cruce la acera y me quedé observando la escena. Evidentemente aquello, en tiempos de crisis como la que atravesamos, me pareció un gesto de lucha obrera (aunque fueran funcionarios o trabajadores municipales) noble, a priori. Digo esto de a priori porque ya en mi casa empecé a rastrear la red de redes para intentar informarme sobre los problemas que acechan a los empleados del Ayuntamiento de mi ciudad y… surgió la sorpresa aunque no muy positiva. Como lo que leía y escuchaba en algunos programas de radio me indignó tanto que desconfié, decidí contrastar esas noticias en todos los medios de comunicación de cualquier ideología. Increíble. Los empleados públicos de Coslada cobran un 3% más desde enero y esos derechos sociales que dicen que pierden parece que se reducen a una lucha intersindical (lenguaje muy sindical). De verdad, me es imposible comprender cómo los trabajadores del ayuntamiento de Coslada no son capaces de situarse, en un momento como el actual de crisis global, más cerca de la realidad. Piden más, y más y más y, aunque casi siempre consiguen lo que buscan, son insaciables. ¿Mejora su atención al ciudadano?. No sé cuánto gana un operario pero estoy seguro de que sus problemas para llegar a final de mes son menos importantes que los que acechan al  común de los mortales. Por culpa de los políticos se han convertido en una clase alta privilegiada, con un trabajo para toda la vida, con sus moscosos, sus subidas salariales, sus horarios de 8 a 3… La segunda parte de esta lucha patética se produjo en el pleno de este lunes. Sin palabras: el PP intentando aprovecharse de la situación y los sindicalistas jaleando a los pperos. Lo dicho, el mundo al revés. O no.





Sobran las palabras, faltan adjetivos

17 03 2009

Desfachatez, insensatez, inmoral, incauto, bochornoso, insultante, aberrante, insensible, idiotez, trasnochado, conservador, hipócrita, absurdo, abusivo, aprovechado, gilipollez, manipulación, pasado, abominable, asqueroso, atroz, repugnante, monstruoso, cobarde, recalcitrante, deshonesto, extremista, radical, sectario, vergonzoso y, como no, partidista. Éstas y muchas más descalificaciones se merecen las explicaciones de Martínez Camino sobre Javier, cuyo nacimiento ha permitido la salvación de otro niño: su hermano. En definitiva, sobran las palabras pero, estoy seguro de que faltan todavía más adjetivos.